My Girl

Recordando mi primera novia, no me es difícil tratar de explicar a mis amigos, que mi primera novia (con declaración y todo el teatrito), no fue mi primer amor.

El año 1995 estaba en curso, y yo, de solo 12 años pretendía “estudiar” el 6to. grado de la primaria. En ese entonces todo era juego y desmadre infantil para mí. Pero mis amigos ya volteaban a ver a las niñas y la mayoría de ellos ya tenían a sus novias (Realmente el interés por las chicas, me vino un año después, en la secundaria que fue donde encontré a la chica que engrandecía mi camisa de una manera exagera, cada vez que la veía).  Los amigos se escaseaban y el desmadre masculino infantil era mínimo cada día.

Celoso,  de no poder entrar al círculo de mis amigos (para poder continuar con el desmadre), porque ya todos compartían con sus novias en el grupo y aunado a esto la presión social indirecta que ejercían mis amigos (por mas ridículo que esto suene), emprendí la tarea de conseguirme una novia. Fue entonces que para facilitar mi tarea me acerque a la niña que sabía que tenía un crush conmigo, pero que no se atrevía a decírmelo, porque “todos” sabían que ella tenía novio, y tal novio era de secundaria.

Sabiendo esto, no titubeé en acercármele, (frente a sus amigas)  y  preguntarle si quería ser mi novia, a lo que ella contesto con un frenético: Si,  (+1000 kudos!) y lo sello con un beso que me arrebato (+2000 kudos más!); en ese momento yo estaba demasiado nervioso como para tratar de pensar en el beso, pero ella lo inicio. Y me declaro que cortaría a su novio de “secu” posteriormente por mi. De nerviosismo pasé a felicidad porque pensaba que el desmadre con mis amigos continuaría, sin darle importancia al hecho de que ya “tenia novia”.

Según yo no era nada nuevo para mí, ya sabía que era andar de manita sudada, andar abrazados, que era dar un beso inocente. La sensación de su lengua en mi boca era totalmente desconocida para mí y cuando esto se dio por primera vez fue shockeante (de una manera grata).Pero no sentía nada por ella, la emoción que me daba al verla era nula, mi cerebro no ocupaba demasiado tiempo pensando en ella; Sin en cambio no era cruel con la niña, no la maltaba en el sentido de despreciarla, ni me burlaba de sus sentimientos, ni por encima, no me reía de ella a sus espaldas compartiendo con mis amigos cuestiones de “pareja”. Realmente fui frio. No deseaba que esto se prolongara demasiado, ya que la primaria estaba a un par de meses por terminar y el nuevo viaje a la secundaria estaba por comenzar.

Decidí que lo mejor era, que ella me terminara. Así que continúe con mi frialdad. El momento se dio. Y me confronto. Al parecer ella no sufrió mucho al decírmelo, porque decidió que era mejor cortar por el pretexto de que no nos veríamos mas ya que tomaríamos diferentes secundarias. Y yo estuve de acuerdo (fingí un poco de dolor, pero no mucho para no exaltarla)

Lo que hice, yo se que estuvo mal, y no hay manera de enmendar mi desfachatez. La finalidad de acercarme más a mis amigos nunca se dio y continúo siendo igual o peor.

Nota importante: En esta historia no hubo ninguna agresión del “novio de secu” hacia magazo (mi persona).

A. Yerena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s